viernes, 28 de mayo de 2010

Catupecu Machu visita La Plata

Simetría de Moebius

Tras retomar su costado más oscuro y experimental, la banda de Villa Luro visita nuestra ciudad para presentar su nuevo álbum

AP fin del año pasado, el último (y tan esperado) disco de Catupecu Machu finalmente se materializó. Tras muchas idas y vueltas, Simetría de Moebius se convirtió en el primer álbum completo grabado en estudio tras el accidente de su bajista, Gabriel Ruiz Díaz. La nueva placa, subrayadamente oscura y experimental, fue compuesta íntegramente en una casa de campo, en las afueras de Buenos Aires, registrada en su propio estudio y presentada, días atrás, en el estadio Luna Park. A horas de su desembarco en La Plata, hablamos con Martín “Macabre” Gonzáles, tecladista del grupo.

-¿Qué destacarías de su reciente presentación en el Luna?

-Fue increíble, muy emotiva. Estuvimos un año conviviendo con estas canciones, que finalmente pudimos exteriorizar. Primero pasamos más de seis meses alejados de todo, componiendo en un campo. Después un par de meses en estudio. Siguió la masterización en Nueva York, las presentaciones para la prensa y finalmente el show del Luna.
Tuvimos a Javier Rodríguez, uno más de la familia Catupecu, tocando el violín en algunos temas, y a Roberto Petinatto, con quien tenemos mucha onda desde siempre, haciendo una zapada de saxo increíble.

-¿Qué planean para su presentación en La Plata?

-Haremos hincapié en el disco nuevo, y haremos un repaso de lo anterior. Estamos tratando de llevar Simetría para todos los lugares, así que esto recién empieza…

-¿Cómo se desarrolló el proceso compositivo de Simetría de Moebius?

-Estuvimos seis meses solos, en una estancia, lejos del ruido de la ciudad. De lunes a lunes estuvimos avocados en la composición del disco. La idea ori-ginal fue que Fernando viajara para allá a escribir algunas letras, y después lo acompañáramos unos días para diagramar el disco. Dijimos “quedémonos una semana”. Esa semana terminaron resultando seis meses, y grabamos un montón de cosas. Durante cada charla, cada desayuno y cena, cada paseo para buscar leña, debatíamos sobre las ideas del álbum. En algún punto vivimos a su disposición. Creo que al escucharlo puede entreverse parte de esa magia. Cuando llegamos a Buenos Aires para hacer las mezclas ya estaba todo muy cocinado.

-Nuevo Libro, su último videoclip, fue filmado en un campo. ¿Haber estado componiendo ahí inspiró las imágenes?

-Bueno, de alguna forma podría asociarse. Aunque no linealmente. La verdad es que nos gusta mucho el campo. Si seguís de cerca los videos de Catupecu te vas a dar cuenta que en su mayoría están filmados en exteriores, al aire libre. Rodamos en Córdoba, San Juan, frente a varios paisajes naturales. Nos sentimos muy cómodos en estos escenarios.

-¿Qué diferencias señalarías en comparación con álbumes anteriores?

-A nivel audio, a nosotros nos gusta mucho cambiar constantemente el paradigma instrumental. Esta vez hay muchos teclados, tocados en conjunto. Un tema tiene tres bajos. Esta vez, Fernando tocó más el bajo que la guitarra, lo que concretó un aporte experimental muy interesante.

-¿Cómo transita su recuperación Gabriel? Se supo que lo operaron en marzo…

-Sigue en rehabilitación. Es un proceso muy lento. Cada tanto se realizan operaciones necesarias para su recuperación. Hoy por hoy está en su casa. Nosotros estamos con mucha fe puesta en su progreso, y brindándole mucho afecto. Siempre a su lado, empujando y tirando fuerzas desde el escenario…

Federico Valenti

Fuente: Hoy