sábado, 29 de mayo de 2010

La vuelta del circo

LA JOVEN ZOE UNA DE LAS TIERNAS ATRACCIONES DEL CIRCO QUE ESTRENA HOY.

"Quidam" del Cirque du Soleil Por tercera vez se presenta la compañía canadiense en Buenos Aires. Retorna con una de sus espectáculos emblemáticos.

Por tercera vez, como viene sucediendo cada dos años, hoy inicia una nueva temporada en Buenos Aires la compañía canadiense del Cirque du Soleil. Después de Saltimbanco y Alegría, que reunieron más de 350 mil espectadores, ahora se presenta Quidam, otro de sus espectáculos emblemáticos.

En sólo 25 años, la compañía, cuyo origen mítico se centra en un grupo de artistas callejeros, lanzallamas con zancos, se expandió. Hoy, circulan casi veinte espectáculos montados de manera simultánea en varios países y millones de espectadores.

En el marco de la temporada más larga presentada hasta el momento en América Latina, Quidam, llega para refrendar los elementos que hacen de esta empresa del espectáculo una combinación de performances acrobáticas, dominio técnico, imponente vestuario y extravagantes escenarios.

El show se ofrecerá en Laprida y Bartolomé Cruz, frente al río, en Vicente López. Y cuenta con la dirección de Franco Dragone y la dirección creativa de Gilles Ste-Croix. Quidam puede ser traducido en números: desde que se estrenó en Canadá, ya fue visto por más de 9 millones de espectadores en 20 países. El elenco cuenta con 50 artistas de 15 nacionalidades diferentes y el montaje utiliza más de 250 piezas de vestuario, 200 pares de zapatos y 500 objetos en el espacio, además de plataformas suspendidas que acercan a los artistas a escena.

Como es tradicional en los espectáculos de la compañía, es fundamental el soporte musical. La banda sonora, compuesta por Benoit Jutras, cuenta con músicos en vivo que incluyen desde violines hasta guitarras, con solos vocales que varían de una voz infantil a un poderos tono masculino: ambas crean una atmósfera intensa.

Otro de los elementos tradicionales, la lujosa carpa, se ha montado -como sucedió en otros años en Puerto Madero y La Boca- ahora frente al río. Fueron 140 vigas laterales y 450 estacas, que dan soporte a la inmensa estructura que abriga al espectáculo, con capacidad para 2.500 espectadores, un diámetro de 50 metros y 25 metros de altura.

La línea de acción de Quidam refiere a un paseante sin nombre, una figura solitaria en una esquina, una persona pasando apresuradamente. Podría ser cualquiera. Alguien llegando, partiendo, uno más en la multitud. Ahí empieza la historia de Quidam.SRit«

"Quidam" va en el Complejo al Río, Laprida y Bartolomé Cruz (Vicente López). Desde $ 200.

Fuente: Clarín