viernes, 28 de mayo de 2010

Más de 30 edificios de la región participan de La Noche de los Museos 2010

“Es cierto eso. Porque si vos entrás a un museo lo vas a descubrir. Por ejemplo cuando ingresás al Complejo museográfico Udaondo, que está en Luján, y empezás a mirar, ves los trajes de los Patricios, los uniformes que son los de verdad no los que hay ahora sino los de ‘aquellos’ Patricios, o los de ‘aquellos’ Granaderos y empleás un poquito tu imaginación, que es lo que le sobra a los jóvenes y a los chicos, e inmediatamente te remitís al momento en que eso estaba sucediendo en ese traje.

Y eso queda claramente expuesto si nos remitimos a lo que sucedió en estos cinco días maravillosos que pasamos en el Paseo del Bicentenario en Buenos Aires, en los que millones de personas participaron con alegría de una fiesta. De ver después de mucho tiempo el desfile de los Patricios, de los Granaderos, el desfile de los inmigrantes. Bueno, todo eso sucede cada día en un museo", respondió Marián Farías Gómez, directora de Patrimonio Cultural de la provincia de Buenos Aires, a la pregunta de si películas como Una noche en el Museo, protagonizada por Ben Stiller, contribuían a acercar a la gente a este tipo de iniciativas.

La iniciativa a la que se alude es la puesta en marcha de la tercera edición de Una noche en los Museos, impulsada por el Instituto Cultural de la Provincia y la Asociación Civil MUSAS, que mañana entre las 18 y las 23 podrá ser disfrutada por miles de platenses y habitantes de la región, y que involucra a más de 30 museos. Este año, los organizadores extendieron la fiesta a toda la provincia de Buenos Aires.

Para la región los organizadores dispusieron seis circuitos posibles, con distintas salidas en combis, con visitas guiadas, que partirán desde el Teatro Argentino de La Plata (51 e/ 9 y 10) y arribarán al final del recorrido al Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Petorutti, donde estarán expuestos objetos representativos de todos los espacios dependientes del Instituto Cultural.

“Ya el año pasado superó las expectativas que teníamos, estaba programado que las actividades terminaran a las 12 de la noche, y hubo museos que tuvieron que cerrar cerca de las tres de la mañana porque la gente no se iba. Fue impresionante y suponemos que este año va a ser más todavía, porque los llamados telefónicos que tenemos son terribles, son muchísimos. Además hemos invitado a todos los municipios a participar junto con nosotros en La Noche de los Museos y tenemos un 60 porciento de los municipios de la provincia que adhieren, y hay otros como Morón, que adhieren pero no abren porque no tienen museos. Toda la Provincia está participando de este evento. Así que confiamos que el próximo año, en vez del 60 porciento sean el total de los municipios los que intervengan”, explicó la directora de Patrimonio Cultural provincial.

–¿Qué objetivos se propusieron con esta iniciativa?

–La verdad es que estamos muy entusiasmados con esto. El pedido del gobernador Daniel Scioli y del presidente del Instituto Cultural Juan Carlos D'Amico fue sacar los museos a la calle. Y los argentinos no tenemos cultura de museos como sí tienen los europeos. Yo creo que los adultos no tenemos cura, porque estamos enfermos definitivamente, pero tenemos que sacar los museos a la calle para que los jóvenes se den cuenta que no son simples reservorios o depósitos de cosas artísticas o históricas, sino que son cosas que nos pertenecen porque forman parte de nuestra historia y de nuestra identidad. Si entramos a ver los museos con otro punto de vista, desde lo que tiene que ve con nuestra formación como pueblo, como generadores de cultura y de identidad, entonces puede ser que empecemos a ver las cosas que están ahí adentro de otra manera, y esto es lo que está sucediendo.

–Sobre todo teniendo en cuenta la importancia que adquiere la cultura para los más jóvenes.

–Fundamentalmente. Sabemos que la cultura y las artes que forman parte de la cultura, es uno de los elementos más importantes para seducir en el buen sentido de la palabra a los chicos, a los jóvenes y retirarlos de la calle. Estamos convencidos de que es así porque los hemos visto en otros países, en Colombia lo lograron a partir del circo callejero, y los sacaron de las calles y de las drogas. Estamos seguros de que también podemos hacer lo mismo, es un trabajo lento, pero lo importante es que permanezca en el tiempo para que a la larga, de aquí a diez años podamos decir que tenemos jóvenes que se interesan por las ciencias, por las artes, por la cultura, por sus propios teatros, por sus propios edificios patrimoniales. Los museos lo que guardan adentro, aparte de ser parte de nuestra historia, es la historia que nos fue formando como pueblo, una identidad que todavía está terminando de definirse y los encargados de terminar de definirla son las próximas generaciones. Y a esas próximas generaciones que no miran para atrás somos nosotros los encargados de enseñarle a mirar donde hacer pie para poder salir adelante.

Fuente: Diagonales