viernes, 4 de febrero de 2011

ESLN ¿ejército “sandrista de liberación nacional”?

Estuardo Zapeta

Soy tal vez el único defensor de la participación de “Ña´Sandra” en las elecciones 2011.

Las portadas eran más que elocuentes, y paralelo al sistema de Reservas Militares de Guatemala, se anuncia el nacimiento, en ese eufemismo denominado patio “de la paz”, de un cuasi ejército de servicio civil. “Pachucos” uniformados que en cualquier momento -—de la “campaña”— entrarían a “la lucha” que alguna vez alguna dirigente guerrillera soñó, y a la cual juró que dedicaría su vida, costara lo que costara.

¿Mmmmhhh, quién podría ser semejante e hipotética lideresa que alguna vez habría empuñado de un lado la rosa roja, y del otro la metralleta, y quien “salió a morir por el amor, sus 20 años y un fusil, si el tiempo nuevo ha de venir lo quiero nuestro hoy aquí, porque estoy harto de amar un mundo con tanto dolor”? (Ese Zapeta recordando sus canciones guerrilleras, ja, ja, ja.) Quién dejaría algún amor perdido entre los valles, los cerros, las montañas. Quién reclamó alguna vez “¿Cristo al servicio de quién?” Y no fue “Jaime Obrero”.

De veras, es que ver a ese eufemismo denominado “Junta Nacional de Servicio Cívico”, el cual inicia con 60 millones de quetzales, dentro del Ministerio de Gobernación, y bajo el mando del “Comandante”, perdón digo “Secretario Ejecutivo”, Bienvenido Argueta, más me late que los del Gobierno están formando la base para una especie de “círculos sandrianos”, perdón, digo “círculos bolivarianos”, a la usanza de los que hizo Cabra Loca Chávez allá por Caracas... “donde existen tantos males, pues son como zopotocientos para no entrar en detalles...”

Según la información, estos “círculos boli-sandrianos” para más inri, estarían sustituyendo el servicio militar obligatorio, lo cual me parece una broma de mal gusto, y muy cara, porque desde años que el servicio militar en Guatemala NO es obligatorio.

Y en año electorero sacar e implementar “el servicio cívico” a “8.50 quetzales la hora”, me causa más sospechas de lo que realmente podría significar este grupo, el cual he denominado “Ejército Sandrista de Liberación Nacional”, o ESLN, por sus siglas en castilla.

Acaso no sería lógico que el “servicio cívico” estuviese bajo control del mismo Ejército, pregunto, y que las tales “reservas” ¿de quién? también estuviesen sujetas a mando militar, como en cualquier parte del mundo, incluyendo Cuba y Venezuela.

Sé que me saldrán con la gran paja de los “acuerdos de pas!... pas!... pas!” pero hasta para sus mismísimos firmantes esos mamarrachos, como la virginidad, ya pasaron de moda.

Soy talvez el único defensor de la participación de “Ña´Sandra” en las elecciones 2011. Soy consistente con mi visión Libertaria, aclaro. Pero la creación del tal “servicio cívico” comandado por uno de los “de ella”, me causa una gran duda, una preocupación, y me pone a pensar que alguien, dentro del gobierno, está regresando a sus viejas actuaciones “guerrillerescas” que nos mantuvieron una guerra de más de 36 años, y que ahora sólo se vino de la ruralidad a la urbanidad.

Lo siguiente: ¿Armar a los civiles?, ¿endoctrinarlos?, ¿enseñarles a marchar? ¿a votar?, ¿plancheros?, ¿pachucos? ¡raza!

Mientras tanto “en el salón de la Justicia”, los estrategas no ven que un nuevo ejército se ha formado, uno que no sé si “liberará” algo, pero que sí “votará” a un costo de “Q8.50” la hora.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día viernes 04 de febrero 2011.