miércoles, 2 de marzo de 2011

Aniversario

Carroll Ríos de Rodríguez

Muchos guatemaltecos celebran el 21 aniversario de Siglo.21. No estoy inmersa en el ajetreado día a día del matutino, pero tras 13 años de colaborar con el medio, me identifico profundamente con él.

Desde marzo de 1990 han transcurrido eventos memorables tanto dentro de Corporación de Noticias como en el país. Para ponerlo en perspectiva: Siglo Veintiuno (ahora Siglo.21) ha sido una presencia constante, no cuestionada, para la mayoría de los estudiantes universitarios de hoy. Seis presidentes nos han gobernado durante este tiempo; fuimos testigos del Serranazo, la firma de los acuerdos de paz, el atentado contra las Torres Gemelas, las guerras en Afganistán e Iraq, la muerte del papa Juan Pablo II y muchos sucesos trascendentales más.

El equipo que lanzó los primeros ejemplares a la calle se desveló y sacrificó, sufrió y soñó —se invirtieron ellos mismos en el proyecto— y posteriormente pasaron la estafeta a otros. El nuevo liderazgo logra transmitir un idealismo y sentido de innovación que caracterizó también a los fundadores; les mueve el afán de impactar positivamente en la vida pública de Guatemala.

Siglo Veintiuno encaró desde el principio duros retos que, aún después de transcurridas dos décadas, deben ser objeto de reflexión. ¿Había espacio para un matutino alternativo, en un país donde los pocos que leen, leen poco? ¿Despertaría interés un estilo de reportaje investigativo más largo y sustanciado? ¿Estábamos listos para confrontar distintos puntos de vista desde las páginas de opinión? ¿Puede un matutino realmente contribuir a hacer de nuestro país “una nación justa, digna y solidaria”?

¿Cómo se concretaría la meta -—bastaría con reportar la verdad con seriedad, con elevar la calidad del periodismo guatemalteco—? ¿Cuáles batallas tendría que pelear con valor? Y en aras del mismo lema, ¿cómo se podría navegar con independencia, al margen de posibles presiones políticas y sectoriales?

Más recientemente, se evidenció otro gran reto producto de los rápidos avances tecnológicos; el gremio periodístico a nivel mundial llegó a preguntarse si veríamos morir el formato impreso tradicional. ¿Cuál será la fórmula triunfadora al ir incorporando nuevas tecnologías en el quehacer periodístico?

Los columnistas sentimos los efectos de las decisiones que toman los dueños y directores del matutino en respuesta a éstos y otros retos. Nuestro espacio está allí, semana a semana, gracias a los múltiples actos de diversas personas asociadas al medio, a quienes usualmente no conocemos.

Además de reconocer la valentía y los aciertos que empedraron el camino para este aniversario, vale la pena resaltar tres aportes más de este diario a nuestra comunidad. Ha contribuido a crear una cultura preocupada por la veracidad. Ha modelado el respeto y la tolerancia por la libertad de expresión, permitiéndonos imaginar una sociedad plural. Y ha contribuido a la profesionalización del periodismo en Guatemala apoyando, directa e indirectamente, el surgimiento de nuevas ofertas universitarias.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día miércoles 02 de marzo 2011.