miércoles, 9 de marzo de 2011

Economista, político y sensato


Carroll Ríos de Rodríguez

“Sabe convertir principios económicos sensatos en políticas públicas populares.”

¡Cualquier consejero político que se precie querría merecer este cumplido! Y es que con frecuencia, lo que vende, políticamente hablando, es económicamente dañino. Los economistas suelen lucir como aburridos aguafiestas, al señalar los fallos y costos de hermosas promesas políticas.

Matt Kibbe ha recibido el codiciado halago. No se ha manchado su trayectoria de economista serio, pese a haberse asociado al controversial movimiento del Tea Party, el cual ha sacudido de raíz al bipartidismo tradicional estadounidense.

Junto con Dick Armey, Kibbe escribió Give us Liberty, a Tea Party Manifesto (2010), un libro que se vende como pan caliente, según el Washington Post. Los autores describen interioridades del acéfalo y descentralizado movimiento que evoca la curiosidad del mundo entero. Esta movilización de base es mejor conocida por la realización de una masiva marcha contra los impuestos el 12 de septiembre de 2009, así como por llevar a la victoria a varias caras nuevas a cargos de gobernador, senador y diputado en las elecciones de 2010.

Los autores aseguran que el reportero de CNBC, Rick Santelli, bautizó el fenómeno cuando reportaba desde la sede de la Bolsa de Valores de Chicago. Despotricó al aire contra el plan de rescate del gobierno. Respaldado espontáneamente por los corredores de bolsa a su alrededor, Santelli afirmó, indignado, que nadie querría asumir las deudas de quienes habían tomado malas decisiones. Gritó: “¡El Gobierno está promoviendo un mal comportamiento!” y luego, “Presidente Obama, ¿está escuchando? Es tiempo de otro Tea Party”. Se refería, por supuesto, a la protesta del té de Boston, acaecida en 1773, que desencadenó la lucha por la independencia de Estados Unidos.

Como en aquella época, el cobro de impuestos es uno de los temas que energiza a los partícipes del Tea Party moderno. El lema de FreedomWorks, la organización que dirige Matt Kibbe, es “menos impuestos, menos gobierno, más libertad”. Los revoltosos de 1773 hubieran portado orgullosos esta misma bandera. Los partícipes del Tea Party dicen defender los valores y principios fundacionales de su patria: el trabajo arduo, la humildad y el respeto. Estos ciudadanos se activaron políticamente tras voltear la vista a la abultada estructura gubernamental, en constante expansión, y detectar el despilfarro, los intereses creados, los privilegios, la corrupción... Desean devolver la sensatez y el sentido económico a los planes y los actos de gobierno.

Matt Kibbe estará en Guatemala próximamente. Relatará sus experiencias a los jóvenes de las distintas universidades del país, reunidos en el IX Seminario Interuniversitario Economía para la política, organizado por el Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas (Cadep). También en Guatemala sería bueno que los ciudadanos se manifestaran públicamente a favor de la transparencia y la responsabilidad administrativa y fiscal. ¿Cuántas valiosas lecciones nos transmitirá este visitante?

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día miércoles 09 de marzo 2011.