jueves, 31 de marzo de 2011

El patrón oro (2)

Federico Bauer Rodríguez

El colateral de la emisión local de moneda. Eso son las reservas.

Todas las sociedades tienen limitaciones económicas, pero la forma como las enfrentan son distintas: algunas escogen la vía del trabajo y la inversión, mientras que otras se van por la vía fácil, resolviendo sus problemas mediante el crédito y la expansión monetaria.

En el primer grupo están los países que sacan las mejores calificaciones en el índice de libertad económica, y en el segundo grupo están los países que están viviendo turbulencia social, porque el modelo del endeudamiento público y de la creación de dinero fiduciario ya se ha agotado.

Algunas sociedades tienen candados constitucionales relacionados con el manejo del tema fiscal, simplemente no pueden operar con déficit, y otras tienen bancos centrales independientes del Gobierno central, con el fin de evitar que estos los utilicen como su banquero de última instancia.

Es un error muy común considerar que las reservas internacionales netas (RIN), que tienen los bancos centrales, se pueden utilizar para financiar el gasto público, ya que dichas RIN son el colateral de la emisión de la moneda local. Por ejemplo, el Banguat tiene más de Q40 millardos invertidos en instrumentos en dólares, que sirven de colateral de más de Q60 millardos de obligaciones con residentes, en moneda local.

En el pasado, las reservas de los bancos centrales y privados eran en metálico, oro y plata, y solo podían emitir moneda con cien por ciento de respaldo en esos metales, a una paridad fija.

Actualmente ya no es posible regresar a tener patrón monetario en oro o plata, debido a que la creación de dinero fiduciario ha sido mucho más rápida que el crecimiento del stock de oro en poder de los bancos centrales.

Veamos:
Los EE.UU. tienen 8 mil 133 toneladas de oro monetario que equivalen a 261.5 millones de onzas troy (el peso de una onza troy es 31.1 gramos), pero su base monetaria es de US$2.2 billones, por lo que tenemos una relación entre dólares emitidos y oro físico superior a los US$8 mil por cada onza de oro.
La Eurozona tiene oro monetario equivalente a 10 mil 792 toneladas, y su base monetaria es superior a la de los EE.UU., creciendo rápidamente con el fin de rescatar a sus miembros irresponsables.
China tiene solo 1,054 toneladas declaradas, pero se especula que está incrementando su stock de oro previendo el debilitamiento de sus reservas en dólares.

Suiza, por el contrario, tiene 1,040 toneladas de oro en una bóveda de Berna, y su valor al precio de US$1,400 por onza, es equivalente a su base monetaria de 42 millardos de francos suizos. Posiblemente Suiza sea el único país del mundo que puede adoptar el patrón oro de forma inmediata y sin descalabrar su macroeconomía. Desafortunadamente, los suizos no pueden permitir que su moneda se siga fortaleciendo, porque las exportaciones no pueden competir con las de sus vecinos, especialmente con Alemania, que ofrece la misma calidad en maquinaria, medicinas y otros productos, pero con mejores precios gracias a la debilidad del Euro. El año pasado el Banco Nacional de Suiza compró más de 20 millardos de Euros, con el fin de reducir la apreciación del franco suizo. El déficit fiscal suizo en 0.3 por ciento también nos ilustra el manejo responsable de sus finanzas.

Es preocupante que el liderazgo en los temas macroeconómicos lo tengan las naciones con los déficits fiscales más grandes, como los EE.UU. con 9 por ciento del PIB, Inglaterra con 10 por ciento del PIB, Japón con 7.4 por ciento (antes del tsunami) y Francia con 8 por ciento, para mencionar algunos; todo esto posible gracias a la ausencia de esa camisa de fuerza que era el patrón oro.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "El Periódico", el día jueves 31 de marzo 2011.