jueves, 10 de marzo de 2011

Escalada de precios


Ramón Parellada

El tipo de cambio debe ser libre y sin intervención para que los guatemaltecos no suframos de sobre o subvaloraciones del mismo.

El alza actual de precios está afectada principalmente por un dólar americano debilitado debido al exceso de emisión de esa moneda por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Con excepción de alguna escasez relativa en algunos productos agrícolas como ha ocurrido con el café, azúcar y cardamomo más la crisis política actual y temporal de Medio Oriente, la razón principal de las alzas de todos los commodities tiene una buena explicación en la teoría del ciclo económico de la Escuela Austríaca de Economía. Seguro que estamos viviendo en una etapa de inflación causada por esas bajas artificiales anteriores y actuales en las tasas de interés y la expansión monetaria del dólar.

Algunos economistas de otras escuelas no niegan que exista inflación, pero no explican por qué aumentan los precios todos de los commodities.

La falsificación de la tasa de interés, abaratándola artificialmente, distorsiona las decisiones empresariales entre inversión de largo y corto plazo. Los resultados se ven años después. Pero además, se ha provocado una excesiva emisión de dinero sin respaldo que debilita el dólar, creando así más inflación, que encarece todos los precios en términos del dólar americano.

Como estas expansiones monetarias no llegan a todos por igual ni al mismo tiempo, los que más sufren son todos aquellos que tienen sus ingresos y ahorros en dólares. Cada día alcanzará para comprar menos de todos esos productos que se están incrementando y sus ahorros irán consumiéndose. Y es que para enfrentar el alza de los precios mayores de combustibles las personas deben, si no quieren modificar sus rutinas de transporte, reducir el consumo de otros bienes y servicios.

Por otro lado, los precios relativos van cambiando y aparecen usos alternativos de productos que a los bajos precios no tenían valor económico. La demanda de los biocombustibles, por ejemplo, se incrementa relativamente cuando el precio del petróleo y la energía eléctrica se encarece. Esto pasa con todos aquellos productos sustitutos.

A los guatemaltecos nos afecta fuertemente el alza del precio del petróleo y sus derivados, la energía eléctrica (debemos agradecer a todos aquellos que se oponen a las hidroeléctricas y que incluso atentan contra ellas), el maíz, el trigo y otros productos que consumimos. También nos afectan productos que consumimos pero que producimos de más para exportar, por lo que el resultado neto es que nos beneficiamos de estos altos precios como el caso de café, azúcar, oro y otros productos de exportación.

Finalmente, en la medida en que el quetzal mantenga su valor debería ir apreciándose aún más y esto podría mitigar, en término de quetzales, el alza en los precios de los productos que importamos debido a que el dólar americano es el que pierde su valor. El tipo de cambio debe ser libre y sin intervención para que los guatemaltecos no suframos de sobre o sub valoraciones del mismo.

En lo personal, quisiera que los precios bajaran y posiblemente esto pueda pasar pronto debido a que a estos mayores precios la cantidad demandada de todos los productos encarecidos disminuye. Sin embargo, el efecto del dólar americano es muy fuerte y seguirá mientras Estados Unidos no meta los frenos de una vez por todas a su excesiva expansión monetaria. ¿No deberíamos considerar regresar al oro como moneda?

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día jueves 10 de marzo 2011.