viernes, 25 de marzo de 2011

Misiones fracasadas

Luis Figueroa

“Soy del Gobierno y vengo a ayudarlo”...

La misión del Ministerio de Salud es “garantizar el ejercicio del derecho a la salud de las y los habitantes del país, ejerciendo la rectoría del sector salud a través de la conducción, coordinación, y regulación de la prestación de servicios de salud…, orientados al trato humano para la promoción de la salud, prevención de la enfermedad, recuperación y rehabilitación… con calidad, bla, bla”. Eso suena a “cuento que te meto” cuando leemos que el hacinamiento y la falta de higiene en los hospitales estatales, subráyese la palabra estatales, son la causa de la muerte de por lo menos 17 recién nacidos y 43 infectados, desde noviembre de 2010. Peor aún, según la bióloga Martha de Sechel, “en los hospitales estatales la incidencia de enfermedades nosocomiales es de 28 hasta 47 por ciento; y según las estadísticas ese porcentaje no debería ser de más de 8 por ciento”.

La misión del Banguat –el monopolio estatal de la emisión monetaria– es la de “promover la estabilidad en el nivel general de precios”; y nos enteramos de que el quetzal, la moneda guatemalteca, ha perdido 49 por ciento de su valor desde 2000. Esta pérdida se explica así: usted necesita Q1, para comprar lo que en 2000 podía adquirir con solo Q0.51 Y a menos que se entienda que estabilidad quiere decir ir en pendiente, el banco central ha fracasado miserablemente en el cumplimiento de su misión.¿Quiénes resultan perjudicados? Los que recibimos sueldos en quetzales, los que gastamos en quetzales y los que ahorramos en quetzales.

El Ministerio de Agricultura tiene como misión la de “consensuar y administrar políticas que propicien el desarrollo sustentable del sector agropecuario a través del acceso a recursos productivos, competencia y modernización… bla, bla”. Pero, con todo y su retórica bombástica, de los 265 rastros que hay en Guatemala, solamente 4 cumplen con las normas requeridas para exportar y están certificados; y que los ganaderos chapines no pueden vender la carne bovina en mercados extranjeros debido a la falta de licencias fitosanitarias que certifiquen los controles de calidad. Es posible que, como dice la nota periodística que da origen a estas meditaciones, algunos ganaderos se hayan acomodado a vender localmente; pero, entonces, ¿para qué fregados sirve el MAGA?

Nota para los estadistas: “El Gobierno no es la solución, sino el problema”, dijo Reagan. www.luisfi61.com

Artículo publicado en el diario guatemalteco "El Periodico", el día viernes 25 de marzo 2011.