jueves, 14 de abril de 2011

Inside Job (2)

Federico Bauer Rodríguez

Los nombres de los responsables de la crisis.

En la columna anterior mencionaba a los principales responsables de la crisis financiera global según la película Inside Job: Alan Greenspan, mencionado por su responsabilidad al negarse a regular los derivados que causaron buena parte del problema, pero no es mencionado como el más grande manipulador monetario de todos los tiempos.

Larry Summers, secretario del Tesoro de Clinton (equivalente a Ministro de Finanzas), pasó a ser consultor de un hedge fund de derivados y actualmente es el chief economic advisor de Obama.

Robert Rubin, pasó de CEO de Goldman Sachs a secretario del Tesoro de Clinton, y luego a vicechairman de Citigroup, en donde ganó US$126 millones a pesar de ser uno de los principales responsables de la quiebra de dicha institución.

Phil Gramm pasó de ser el senador que abolió la ley Glass Steagal Act –la cual separaba a los bancos de inversión de los bancos comerciales– mediante la ley Gramm Leach Bliley (1999), hecha a la medida para legalizar la creación de Citigroup en 1998, a ser el vicechairman de UBS y su esposa directora de Enron.

Henry Paulson, CEO de Goldman Sachs, pasó a ser el secretario del Tesoro de Bush jr. en 2006, y fue el principal opositor a regular los derivados junto con Greenspan, además de autorizar a los bancos a operar con un apalancamiento superior a lo que la normativa prudencial autorizaba.

Timothy Geithner, actual secretario del Tesoro, era el presidente de la Reserva Federal de Nueva York y nunca hizo nada para impedir todas las violaciones a las normas regulatorias.

Stan O’Neil, CEO de Merrill Lynch, recibió una indemnización de US$161 millones a pesar de haber quebrado a esa institución de manera fraudulenta.

Aparte de los capitanes de la industria tenemos ejemplos de acciones –lavado de dinero, defraudar a los clientes y cocinar los libros– por parte de las principales instituciones como: Credit Suisse multado US$536 millones por lavar dinero de Irán.

Citi multado US$100 millones por lavar dinero mexicano.

Freddie Mac condenado por fraude de US$125 millones, Fannie Mae, fraude de US$400 millones y utilidades de mentiras de US$10 millardos mientras su presidente recibía US$52 millones de bonificación. Estas son empresas del Gobierno.

UBS multado en US$780 millones por ayudar a cometer fraude fiscal.
Cuando estalla la crisis en 2008, los reguladores descubren que Goldman Sachs había ganado varios millardos apostando en contra de los instrumentos que estaba vendiendo a sus clientes, en una descarada falta de ética; John Paulson, manager de un hedge fund importante hizo lo mismo con ayuda de Goldman, Deutshe Bank y Morgan Stanley.

Para Charles Ferguson, autor y director de Inside Job, la mayor parte de la culpa de la crisis proviene del abuso que se dio en la proliferación de dos nuevos instrumentos financieros: collateralized debt obligations (CDO), que son instrumentos financieros que empacan en uno solo varios instrumentos de crédito de distintas calidades, incluyendo hipotecas AAA, pero también hipotecas subprime, a los cuales las calificadoras les dieron calificaciones más altas de lo que merecían; credit default swaps (CDS), que son instrumentos para asegurar los anteriores en caso que los emisores fallen.

Es importante entender que fue el Congreso de los EE.UU., con leyes populistas, el que obligó a las instituciones financieras a otorgar créditos hipotecarios a quienes no podían pagar, por lo que estas empacaron dichos créditos en los CDO y trasladaron el riesgo a otros actores.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "El Periódico", el día jueves 14 de abril 2011.