jueves, 7 de abril de 2011

“Inside job”

Federico Bauer Rodríguez

El concubinato de políticos y los capitanes de la industria.

Recientemente salió a la venta una película escrita, producida y dirigida por Charles Ferguson cuyo costo de producción, según este señor, fue de US$20 billones y cuyo título es Inside Job que podría traducirse libremente como autogolpe o trabajo interno.

En efecto, la película tipo documental trata sobre la crisis de las instituciones financieras que tuvo su clímax en septiembre de 2008, y la cantidad mencionada es un estimado de la destrucción de valor que se dio a nivel global, incluye la quiebra de instituciones financieras, la caída del valor de mercado de las acciones y la pérdida de valor de millones de inmuebles; para referencia el PIB mundial está cerca de US$60 billones al cierre de 2010.

Esta película carece de la vulgaridad de las de Michael Moore, o de la fantasía de ambas Wall Street de Oliver Stone, pero nos trae un recuento muy interesante del papel que jugaron las principales instituciones financieras del mundo, en la mayor crisis económica de los últimos 70 años. Tengo que advertirles que dicha película le asigna a la Reserva Federal responsabilidad en el tema de supervisión, pero no menciona nada sobre la expansión monetaria iniciada en 1998, al igual que sobre la manipulación de las tasas de interés que hemos experimentado durante lo que va del siglo XXI.
Lo que me atrajo de Inside Job es que desenmascara dos temas que yo introduje hace dos años en esta columna, cuando me referí a la crisis global: el concubinato de los políticos con los capitanes de la industria, típico mercantilismo, y la falta de políticas sanas de gobierno corporativo en las empresas listadas en bolsa.

Por si no tienen oportunidad de verla aquí les traigo un resumen de los aspectos relevantes de Inside Job: las principales instituciones mencionadas como responsables son, del lado de los bancos de inversión: Goldman Sachs, Morgan Stanley, Merrill Lynch, Lehman Brothers y Bear Sterns; de parte de los bancos universales: Citigroup, Bank of America, JP Morgan, UBS y Credit Suisse; las aseguradoras: AIG, MBIA y Ambac; las hipotecarias: Countrywide, Fannie Mae y Freddie Mac; las calificadoras de riesgo: Standard & Poors, Moodys y Fitch; también se menciona pero con menos responsabilidad a las principales firmas de auditoría.

La película menciona a dos economistas que anticiparon y denunciaron la debacle: Charles Morris autor de The Two Trillion Dollar Meltdown y a Nouriel Roubini, economista de NYU. George Soros también es entrevistado, al igual que las autoridades del IMF, quienes ex post critican al sistema del cual han vivido.

Aquí los personajes de la relación, podríamos decir incestuosa, entre Washington y Wall Street que son mencionados como los principales responsables de esta crisis: Donald Reagan, era CEO de Merrill Lynch y pasó a ser secretario del Tesoro de Reagan a finales de los ochenta cuando se inicia la desregulación.

Paul Volcker, nombrado presidente de la Reserva Federal en 1979 estuvo hasta 1987 cuando entregó el puesto a Alan Greenspan, actualmente es asesor de Obama y originalmente venía de Chase.

Alan Greenspan, nombrado presidente de la Fed en 1987 sirvió bajo Reagan, Bush, Clinton y Bush Jr. hasta 2006. Entre sus múltiples pecados está el haber testificado a favor de Charles Keating quien paró preso por el escándalo de los Saving & Loan. Greenspan fue de los principales opositores a regular los derivados que terminaron siendo uno de los factores claves en la crisis.

Continuaré la próxima semana.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "El Periódico", el día jueves 07 de abril 2011.