martes, 12 de abril de 2011

Sandra, Presidenta 2016, 2020, etc.


Estuardo Zapeta

Hasta unos millonetes de quetzales nos ahorraríamos porque no habría elecciones.

Si ya todo está dicho, las trampas hechas, los fraudes bien “en su lugar” —porque el fraude no se hace el día de las votaciones— las maquinarias bien engrasadas, los agitabanderas bien pagados y con la promesa de que alguna de ellas será ministra de esto, directora ejecutiva de lo otro, secretaria de aquello, subsecretaria de lo demás, y si como prueba de eso, ante nuestra creciente duda, la “arañita” presenta más de un millón de firmas, pues para mí no hay nada más que hacer, sino rendirnos todos, postrarnos todos, como el libro de Daniel, a los pies de la “con-sandrada imagen”, de la todopoderosa, portento de más allende de la mar-oceano, y terror de los herejes: Doña Sandra.

De veras muchá, si esta doña es tan ganadora, para mí que las elecciones serán sólo una humillación más para los minúsculos competidores, que mejor haríamos en cerrar el Tribunal Supremo Electoral (TSE), o dedicarlo a contar trabajadoras de La Línea, del Ministerio Público (MP) y de la Policía Nacional Civil (PNC), allá por Gerona.

Para mí la tramposa presidencia de Sandra es un hecho —consumatummmm essst—y sólo nos queda esperar esa “gloriosa” mañana, cuando Sandra la redentora —porque ahora hasta “resucita” políticos muertos—, los departamentos unidos como hermanos, le daremos la bienvenida a la Señora; no habrá necesidad ni de la luz ni del calor del sol, porque entonces ella será para siempre . . . ah no, ese es un himno evangélico que estoy confundiendo con las alabanzas a tan victoriosa mujer.

Creo yo que un sacrificio más no le caería mal a la ex pareja: que el medio mudo abdique, y así ella toma el poder de una vez.

Hasta unos millonetes de quetzales nos ahorraríamos porque no habría elecciones y ese dinero podría servir para construir el destruido puente allá por El Jícaro, o para reparar ese mamarracho de paso en el kilómetro 126 de la ruta a la Costa.

No sé, formas creativas de utilizar el dinero ahorrado en no hacer elecciones sobran. O qué tal más bolsas, más remesas, más magdalenas, y más viajes a la “playa solidaria”. Si Sandra ya es Presidenta de Guatemala, brinque quien brinque, rebuzne quien rebuzne, se queje quien se queje.

“She rules!” es la frase que se deja escuchar entre susurros en círculos diplomáticos y la cual es confirmada por cables de “la Embajada” expuestos por WikiLeaks.

Todo lo que le queda es ensayar el modelaje de la banda, y que no se le vaya a ocurrir la usanza de tal trapo estilo el ex vicepresidente, don Paquito Reyes, porque esos modelitos no son permitidos por el protocolo. O que tampoco vaya a caer la otra en la tentación de usar una “flor”, digamos un clavel rojo que la representaría muy bien, porque eso ya lo hizo “la Raquelita ex de Cerezo”. Tendrá que buscar la “arañita” su propia marca, su exclusiva iconografía —aparte de la “bolsa solidaria”— e imponerla como su treidmark.

Para mí, insisto, dada la colección de trampas y movimientos extraños, Sandra es ya Presidenta de la República Bolivariana de Guatemala así que proclamen hoy mismo su total triunfo, y se acabó esta babosada.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo 21", el día martes 12 de abril 2011.