viernes, 1 de abril de 2011

“Un pinche papel . . . llamado Constitución”


Estuardo Zapeta

Si el TSE cambia la fecha de elecciones, entonces crecerá mi sospecha de que alguna peluda pata de tarántula estuvo involucrada.

La arañita anda suelta, y sueltas andan también sus fauces. Según reportó Siglo.21 ayer, durante la reunión con alcaldes y aspirantes a alcaldes por la “unidad (?) nacional de la, ja, ja, ja, esperanza”, UNE, la susodicha confirmó su amor al (¿ex?) marido y le echó penca al “pinche papel”, a la oposición y a cuanto crítico se interponga en la construcción de su telaraña.

“La oposición nos podrá decir de todo, pero nuestro amor es más grande y más sólido que un pinche papel”, fueron las palabras ante tan arácnida concurrencia. ¿Mmmmmh? Ya se está saliendo de sus casillas y con eso está mostrando una debilidad, como dirían mis queridos socialistas, “estructural”. Además de las quejas, llantos, lamentos y alaridos que pegan sus asesores porque, según explican ellos, “la señora no se deja asesorar”.

Ya le dijeron lo del fleco, lo del delineado de los ojos, también el tema de los colores a utilizar, y la cadencia que deberá mostrar en sus presentaciones públicas, lo de la ecualización de la voz, lo de la hermana, además de explicarle en repetidas ocasiones que la mesura le logra más que la bilis. Pero la otra no hace caso, y los asesores están al borde del colapso rascando casi el infarto.

(Estas elecciones sí están bien happy).

Y para colmo de “mal de asesor” la otra se dejó ir contra el “pinche papel”. Si los asesores no salieron de la reunión con alcaldes con un soponcio XL, fue sólo porque Dios es grande, y se ocuparon en repartir babosaditas a los alcaldes presentes y dar instrucciones a los neonatos.

“A la actividad asistieron 213 alcaldes que buscan la reelección”, según reporta Siglo.21, “y 119 candidatos que buscan posicionarse en las comunas; también se pudo observar a algunos trabajadores del Congreso, pese a estar en horario laboral”.

Supongo que la referencia al “pinche papel” no era a la Constitución, ¿o sí? Porque después del show del divorcio por amor, sólo faltaba que también mandara por un tubo la Constitución, con lo cual estaría comprobando sus deseos de eternizarse en la Presidencia. “La juventud no es eterna, sólo el poder”, se ha escuchado a más de un asesor repetir cual rezo de novenaria.

El o los “pinches papeles” serán acaso los “votos”, no los matrimoniales, sino los de las elecciones del 11 de septiembre, el día que caen las torres, porque si el Tribunal Supremo Electoral (TSE)cambia la fecha de elecciones en septiembre, entonces crecerá mi sospecha que alguna peluda pata de tarántula estuvo involucrada en tan “estratégico” movimiento de fechas. Pero por mí, las elecciones son el 11 de septiembre y punto.

¿Cuál será entonces el “pinche papel”? ¿La Constitución? ¿La papeleta de votación? ¿el acta de matrimonio? ¿el decreto que dice que su (ex) esposo es Presidente? ¿O será que todos los de arriba son igualmente papel higiénico para ella?

Sólo pregunto, porque esa es mi función. Y cada respuesta me llevará a más preguntas. Mientras tanto la arañita deberá aprender que en política quien se enoja pierde, aunque sea por un “pinche papel”. ¡Xoxoxo!

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Siglo XXI", el día viernes 01 de abril 2011.