martes, 10 de mayo de 2011

Pobreza o empleo


JOSé RAúL GONZáLEZ MERLO

El Pnud dijo, la semana pasada, que vamos tarde en el cumplimiento de las metas de reducción de la pobreza. Señalan que se ha hecho demasiado énfasis en el crecimiento y la estabilidad económica y poco en retomar los acuerdos de paz y el pacto fiscal. Lamentablemente, sus recomendaciones para “combatir la pobreza” son igualmente pobres. Si usted cree que lo que se debe hacer es “combatir la pobreza”, inevitablemente terminará haciendo énfasis en la redistribución de la poca riqueza existente como le gusta al Pnud.

Pero si usted cree que para eliminar la pobreza hay que crear más riqueza, se irá por el lado de la inversión privada y la creación de empleo. Son dos enfoques distintos y no necesariamente complementarios.

La estabilidad macroeconómica no es un hecho ganado sino una situación frágil que podemos perder en cualquier momento. Pareciera que el Pnud no se da cuenta de esto al criticarla. Perder el magro control sobre la inflación y la devaluación nos retrocederá décadas en los pocos avances logrados en la reducción de la pobreza y allí de nada servirán sus enfoques redistributivos. Igualmente, pareciera que, para el Pnud, del lado del crecimiento económico, la riqueza ya está servida y sólo toca repartirla. Nada más equivocado. Desde la firma de los acuerdos de paz, el crecimiento económico real promedio por habitante no ha logrado, ni siquiera, llegar al 1% anual. A ese ritmo, lograremos duplicar el PIB por habitante en más de 70 años. Es ridículo pensar que ya hemos solucionado el problema de la creación de riqueza como para andar proponiendo que lo que se necesita son mejores formas de redistribuirla.

Sin embargo, no todo es negativo. Cepal acaba de reportar que la inversión extranjera directa en Guatemala creció 18% durante el 2010 luego de haber caído 25% en el 2009. Son buenas noticias pero la clave no es generar “llamaradas de tusas”, sino consistencia en los crecimientos. El IGSS ha reportado que al mes de marzo se afiliaron 52 mil trabajadores más que al mismo mes del año anterior. Esa institución atribuye el crecimiento, principalmente, al inicio de la temporada de zafra de azúcar. Desde esa perspectiva, es correcto el enfoque de la publicidad de la Asociación de Azucareros: “con trabajo, se termina la pobreza”. De esa forma está contribuyendo esa rama del sector privado al cumplimiento efectivo de las metas del milenio.

Así que, aunque le cueste aceptarlo al Pnud, es primordialmente el empleo, mediante la inversión privada, en un ambiente económico estable y seguro, lo que nos sacará de pobres. Como quien dice que la función gubernamental y de organismos como el Pnud debe ser subsidiaria a lo anterior. En materia económica y social, la mejor política es “mucho ayuda el que poco estorba”.

Artículo publicado en el diario guatemalteco "Prensa Libre", el día martes 10 de mayo 2011.