domingo, 2 de octubre de 2011

Chupacabras chino hace tambalear el modelo nacional



En la mismísima semana en que se fue a las cloacas bursátiles el precio de la tonelada de soja, y Alfredo Leuco y Fernando Bravo sin querer fueron guardados en una silo bolsa mientras se disponían a hacer culo patín en una montaña de porotos mágicos recién cosechadita a manos de productores que esperan la suba del precio para comercializarla, se conoció una escalofriante noticia difundida por el diario conurbanense chino, Cronicachus, que promete fruncir los tujes del más acérrimo kirchnerato.

Es que mientras Diego Bocio y Armando Vodoo son clonados gracias a los científicos de Tecnópolis y realizan treinta actos a la vez en distintos lugares del país revoleando computadoras a diestra y siniestra, un peligro mayor que la caída de los precios de los comodities asecha a esa grandísima pochoclera de notebooks en que se ha convertido el modelo argentino gracias al ingreso de capitales por la exportación de yuyos. Y ahora, la economía local que supo tener años de crecimiento a tasas estratosféricas, parece depender de un hilo dental tras la aparición de un Chupacabras que mutila el ganado porcino, adicto a la soja pampeana, en las tierras de Kun-Fu Panda.

El fenómeno que se inició en Puerto Rico, y tuvo su auge hace unos años en Argentina, dio la vuelta al mapa mundi y se instaló fuerte en el país asiático, causando una baja importante en la población porcina parecida a fuga de candidatos aliados de la UCR. Según testimonios de productores de la provincia de Chaqui Chan, el bicho que tiene predilección por la lengua de los chanchos, y logra succionar la sangre del animal en segundos, sería una mezcla horrible de hombre lobo, Carlitos Tévez y Domingo Cavallo. Si bien surgen versiones dispares en cuanto a su origen, relacionándolo con extraterrestres, experimentos genéticos y la lectura indiscriminada del libro de Kanibal Fernandez , lo cierto es que sus extraños ataques ya hacen pensar a más de un productor chino que lo mejor sería largar los chochanes al joraca y ponerse una casa de venta y reparación de celulares.

De continuar persistiendo la tendencia a desaparecer de la gran masa de chanchos chinos, el modelo argentino se las vería negra en poco tiempo para afrontar tantas reivindicaciones sociales, y los jubilados ya tendrían que ir devolviendo la fortuna que le aumentaron en estos años. Por esto mismo, advertido vía twiter por La Cámpora de Palestina y Sarmiento, en el barrio de Almagro, el canciller Hector Timberland prometió mandar al país del tofu y el saque una comisión secreta de expertos argentinos en chupacabrismo, por lo que ya estarían haciendo las valijas Mario Llambias, Carlos Salvador Bilardo, Martín Lousteau, Susana Russo, y Ángel “El Choclo” Ricardo.