Mostrando entradas con la etiqueta montoniños. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta montoniños. Mostrar todas las entradas

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Fuerte debate entre Montoniños para organizarle la despedida a Cobos



Luego del duro revés que sufriera el bracito revolucionario del proyecto nacional, tras la elección de Armando Vodoo como candidato a vicepresidente, afirmado encima por el voto popular, las filas del montoniñismo se preparan para salir de clandestinidad de sus guarderías y jardines maternales con un ambicioso plan que devuelva la confianza de la presi en sus soldados de fusil y caballitos de juguete.
Según fuentes del más tenaz guitarrismo, que para todos los fines de semana en el Parque Centenario a ver si se levanta alguna minita, haciéndose el ministro de economía en programa de devaluado conductor televisivo, este domingo caluroso que pasó pudo verse cómo un grupo muy mal llevado de montoniños ajusticiaba en las orillas nauseabundas del lago artificial a una payasa que quiso obligarlos a entrar en su espectáculo, para luego organizar un seminario de defensa personal que concluyó con un fuerte debate donde se trazaron los pasos a seguir con el maratonista cuyano.
Alejados de los areneros que vieron nacer la organización, los montoniños decidieron reunirse bajo la sombra de unos eucaliptus, en el Parque Centenario, debido al fracaso de las últimas congregaciones que terminaron con compañeros distraídos en los bichos de la arena o con las sucesivas peleas por la propiedad privada de las palitas y baldes.
En dicho seminario de defensa personal dictado por el Comandante Pecas se explicaron temas como: mordida preventiva, tirón de pelos a tiempo, aplicación de correctivos a delatores, y elaboración casera de mamaderas molotov. Después, como estaba previsto en su pizarra mágica de Ben 10, pasaron al debate sobre la mejor despedida que debían darle al vicepresidente actual, también electo en su momento por el voto popular, ¿alguien se acuerda?, para impedir que este le entregue el bastón y la banda a la presi en su reasunción.
Entrevistado por nuestro corresponsal al paso, que para las siete de la tarde del domingo seguía cantando canciones de La Marcha de Rolando Graña, sin obtener levante alguno, el Comandante Pecas declaró: “Estuvimos debatiendo duro y parejo con los compañeritos de la Orga sobre el futuro de Julio Cobos, y después de analizar propuestas como despellejamiento vivo con chasquiboones, y estaqueamiento en calesita, llegamos al acuerdo de esperar a ver si es que los flancitos con dulce de leche de La Cámpora no logran persuadirlo para que se ausente el día de la reasunción de Cristina, entonces ahí los montoniños procederíamos a su secuestro, con juicio revolucionario incluido, que podría terminar con la jibarización completa de su persona, como parte de la integración de prácticas revolucionarias a un nuevo panorama latinoamericano”, dijo el Comandante Pecas momentos antes de que sus padres lo localizaran y se lo llevaran arrastrándolo de una oreja.
Si bien en el debate no faltaron los pases de factura donde volaron copos de azúcar, pirulines recién comprados, y chupetes, entre los sectores montoniños más radicales que por su parte acusaron a los más afines al cristikirchnerismo de haber perdido su autonomía en un cargamento de Danonino que el Frente para la Victoria les habría ofrecido para que se sumaran al partido, y por otra parte los más cercanos al cristikirchnerismo tildaron de intransigentes a los primeros y de no entender la lógica de los pasos progresivos, la jornada montoniña terminó con un gran convenio entre las partes que se cerró cuando nuestro cronista ofreció acompañar con su guitarra los canticos alusivos, entre los que pegó fuerte
Era una tarde sol/ No me la voy a olvidar/ Cobos nos mandó/ A los de la Rural.
Era una tarde sol/ No me la voy a olvidar/ Cobos nos mandó/ A los de la Rural.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Montoniños se cargan a maestros depresivos



En la mismísima semana en que se festeja en toda la patria educativa el Día del Maestro, en recuerdo a la fecha en que Sarmiento se fue a civilizar indios al cielo, docentes de ultrisísimo progresismo se encuentran en estos momentos recontra bajoneados por las peleas que vienen teniendo sus ídolos de la Vieja Trova Cubana, Silvio Rodriguez y Pablo Milanés, y prometen no salir del baño, envueltos como si fueran una torta de mil hojas con todos los ejemplares del diario Moneditas al Sur.

Según se pudo saber por distintos grupos organizados y mal llevados de montoniños contra los docentes depresivos hubo maestros que durante la semana, cuando se enteraron que Silvio le volvió a contestar a Pablo con una carta escrita en 1970, se largaron a llorar frente al pizarrón en medio un análisis sintáctico, por lo que los montoniños no tuvieron otra salida que pintarse los cachetes con fibras y reventarle la cara, a esos docentes que todavía piensan en hacerse un viajecito a Cuba, con una lluvia de tizas, plasticolas, cartucheras y borradores para ver si reaccionaban.

Otra fuente montoniñeril indica que hubo docentes que se negaban a salir de la sala de profesores y debieron ser llevados a la rastra por toda la escuela para que volvieran en sí, pero a la vez muchos no pudieron retomar sus clases por las innumerables fracturas que le provocaron sus alumnos envalentonados. Otros directamente fueron ajusticiados en el mástil por hordas descontroladas de montoniños con la soga para izar la bandera y después fueron usados como pelota en el picadito del segundo recreo.

Para los días que siguen no es muy alentador el panorama si se tiene en cuenta que buena parte de estos docentes deprimidos hace varios días que se atrincheró en el baño de su casa con el casstete de Silvio y Pablo en vivo en 1984, ese que tiene el fondo rojo, y no hay manera de convencerlos. Les pasaron por abajo de la puerta un disco del Cuarteto Zupay y fue peor, les ofrecieron entradas para ver la Bomba del Tiempo con el Chango Spasiuk y no hay caso, sólo respondieron que si salían iban a profundizar su uruguayismo entrando en una murga rioplatense e indigestándose con Galeanitos a la pizza sin queso. Por ahora lo único que han hecho todo estos maestros es cantar hasta quedarse sin voz “La vida no vale nada”, con la cabeza adentro de su morral de cuero.