Mostrando entradas con la etiqueta timberland. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta timberland. Mostrar todas las entradas

miércoles, 1 de febrero de 2012

Descartado Tevez, Alicia Castro ya habría infiltrado células pacochavistas en Inglaterra


El jugador del pueblo no pega una. A escasas horas del cierre de pases en Europa, y después de haber sido rechazado por el Barcelona para reemplazar al lesionado David Villa, además de haberse frustrado las negociaciones con el Milan, el Inter, y hasta el Liverpool uruguayo, por lo que deberá quedarse seis meses al pedo en el Manchester City, sirviéndole la coca al Kun Agüero en el bufet del club, se filtró por las tuberías del aire acondicionado del Ministerio de Relaciones Exteriores que Héctor Timberland habría pensado en el Apache para ocupar el puesto de embajador en Inglaterra, vacante desde 2008, pero a último momento Cristina se habría decidido por Alicia Castro, debido a su sobrada experiencia en la materia y a los regalitos que le hizo para la navidad del año pasado.
“Te voy a cantar la posta -comenzó un encargado de la refrigeración del edificio de la Cancillería, devenido en analista internacional y diplomático de la temperatura- Alicia no estaba en carpeta. El tipo que encabezaba la lista era Carlitos Tevez. Estaba todo planeado para que hiciera un laburo de hormiga con sus compañeros desde el banco de suplentes, de modo tal que iba a tener que insistir con que lo de la autodeterminación de los kelpers es una huevada. Pero ya Manchini dijo que no lo quiere ni de alcanza pelota, y se va a tener que bajar a la tercera. Ese contratiempo también estaba previsto; ahí la idea era que mientras comiera el choripán y mirara el partido de primera con sus compañeros sentados en la tribuna, se mandara a disertar sobre la usurpación histórica del Reino Unido. Pero en cuanto Timberland se enteró que su representante, Kia Jorobachian, es iraní se fue todo al carajo, lo borró con “liquid paper”, y pidió que no se hablara más del tema porque no quería tener quilombo con EEUU, justo ahora que reconocen que hay un problema bilateral de soberanía sobre las islas” relató la fuente, asomando la cabeza en el hueco de un aire acondicionado de pared en la Cancillería.
Pero hete aquí que la flamate y recientemente nombrada embajadora en el Reino Unido de Gran Bretaña, Alicia Castro, que desempeñó el mismo cargo en tierras bolivarianas del 2006 al 2011, y en el marco del reclamo argentino por Malvinas, también tiene relación con el Eje del mal y ya habría conseguido infiltrar, hay que decirlo, sin permiso de Timberland, células pacochavistas en casas de té inglesas, gracias a la solidaridad de los mecánicos aeronáuticos que los escondieron en las turbinas de varios aviones de Aerolineas Argentinas.
“La tipa esta no asumió y ya parece que se cortó sola. Si nuestro canciller se entera que los infiltrados pacochavistas se meten en las casas de té al grito de “el que no salta es un inglés, el que no salta es un inglés ”, después agarran las teteras, las vacían, le cargan café Venezuela de las mochilas diseñadas por científicos bolivarianos, le pegan la etiqueta “hecho en socialismo” en la frente de los presentes, después les cambian las masitas secas por medialunas con dulce de leche, y se van saltando entre las mesas al grito de "vení vení, saltá conmigo, que un amigo vas a encontrar, que de la mano del Pela Timberland, a las Malvinas vamo’ a llegar”, te juro, pero te juro posta a nivel mal, que a Alicia la rajan a la mierda”, sentenció el analista internacional, que coloca split a 150 pesitos en el conurbano, mientras terminaba de poner del lado de afuera de la pared de la Cancillería una bolsa de consorcio negra en lugar del aire roto.